Servicios

Cambio de Cerraduras

Existen un montón de variables que pueden afectar el desarrollo normal de nuestro día a día. Una de esas dificultades podría ser el hurto o la desaparición de nuestras llaves. Es por ello, que es conveniente solventar esta diatriba llamando a un cerrajero de confianza que solucione todos estos inconvenientes de forma rápida y eficiente.

La tarea de estos obreros consiste básicamente en brindar una colaboración para favorecer la calidad de vida de sus clientes, ya que la ausencia de este elemento, supone un riesgo permanente entre lo personal y lo laboral.

¿Cómo protegerse de los robos en su propiedad?

Hay varios modos de protegerse de un robo en su hogar o establecimiento comercial, pero el más eficaz de estos es el cambio de cerradura, ya que se puede hacer de forma manual o consultando a la empresa de su preferencia, y tiene un bajo costo financiero, lo cual representa un alivio para el bolsillo del afectado. Aunque también hay que remarcar que la calidad de la cerradura depende del material con el que se elabore la pieza.

Hoy día podría decirse que crear una pieza para esta función es muy sencillo ya que sólo se requieren apenas dos piezas para ello; la primera debe ser una caja cerrada para hacer de soporte en el caso de algún robo y la otra debe ser un poco más reducida en su tamaño para introducir la llave. También es clave poseer una buena puerta y un buen sistema de protección, debido a que muchos usuarios olvidan su manutención y suelen ser presa fácil de los ladrones.

¿Se pueden hacer cerraduras de manera ecológica?

Sí. En la actualidad se están creando cerrojos con diversos tipos de materiales, lo cual hace que la calidad del producto sea variable, porque su elaboración depende del tiempo que se procese la materia prima. Esto tiene que ver con la escasez de metal que actualmente padece el planeta. Además, de los elevados costos de transporte que supone trasladar altos cargamentos de metal, debido a que las vías públicas no se encuentran en el mejor estado posible.

El antecedente más próximo que existe sobre la creación de los cerrojos data del siglo uno antes de Cristo. Sin embargo, dicha herramienta fue desplazada por la cerradura; aunque en el siglo 19 hubo un repunte en el uso de las mismas en Inglaterra; aunque en las épocas de las Guerras Mundiales se dejaron de emplear por el bombardeo a las ciudades.