ABRIR UNA CERRADURA ANTIGUA SIN LLAVE

Cómo abrir una cerradura antigua sin llave. Las cerraduras antiguas cuentan con un mecanismo muy simple y básico que nos permiten abrirlas sin llave con más facilidad que las cerraduras actuales, o más modernas, pues no estaban hechas con un fin de alta seguridad como ahora, ya que no era tan necesario como en nuestro tiempo mantener tal grado de seguridad.

Hoy trataremos de responder a esta pregunta, enseñándoos ciertos trucos para abrir una cerradura antigua sin llave. Estas situaciones son muy habituales, sobre todo en zonas rurales, que es donde más nos podemos encontrar con cerraduras antiguas, o al adquirir mobiliario antiguo, una herencia, que seas un enamorado de las antigüedades,…la mitad de las veces no contamos con las llaves, y no nos gustaría romper la cerradura.

¿Acabas de comprar el baúl antiguo de tus sueños pero no cuentas con la llave?, o ¿Has llegado a la casa del pueblo y te has olvidado las llaves? O tal vez, ¿La casa de tus abuelos es enorme y hay una zona o una habitación que no se usa a menudo, y no hay manera de saber dónde está la llave? Lo primero es agotar todas las posibilidades para hacernos con su llave, si es de la puerta principal de la casa de tus abuelos, es posible que algún vecino tenga un juego de llaves de las de repuesto para emergencias, si es alguna puerta interior, rebusca en los cajones cercanos, o en los del mueble de la tele, o en cajones donde tu abuela soliese guardar los papeles importantes, estos sitios de búsqueda nunca fallan. Si aun así seguimos sin obtenerla…pasemos a la acción.

Hay varias técnicas para intentar abrir la cerradura sin llave, aunque hay que tener en cuenta que es muy posible que la cerradura se dañe en el intento, a no ser que seas experto en abrir este tipo de cerraduras, o tuvieses bastante práctica en ello, pero de ser así no estarías buscando este tipo de información, por lo que aventuro a decir que no es tu caso, a si qué, cuidado, solo vamos a intentarlo si no hay otra opción, o acabaremos llamando a un cerrajero, no solo para que nos abra la cerradura, sino para que la cambie entera, eso solo teniendo suerte y sin que nos hayamos cargado la puerta también.

Podemos utilizar el método de la tarjeta como primera opción, solo necesitamos una tarjeta, mejor que no sea de crédito, ya que lo más seguro es que quede inservible después, por lo que podemos utilizar cualquier tarjeta regalo, o la tarjeta de socio de alguna tienda o algo así. Introducimos la tarjeta por el marco de la puerta, por encima de la cerradura, podemos dar unos golpes con el pie a la puerta para ayudarnos, al hacer esto la puerta vibrará y nos ayudará a introducir la tarjeta justo entre el pestillo y el hueco, que es donde queremos que esté, debemos ir bajando la tarjeta hacia abajo, manteniéndola perpendicular a la puerta, y realizando una pequeña presión al empujar, a la vez que torcemos el pomo o manilla de la puerta. Una vez conseguido colocarla entre el pestillo y el agujero donde encaja el mismo, la puerta se abrirá. Este método puede parecer fácil de primeras, pero la realidad es que se necesita mucha práctica para conseguirlo, por ello, inténtalo las veces que hagan falta.

Otro de los métodos utilizados para abrir cerraduras, es la técnica de las ganzúas, existen kit de ganzúas para abrir puertas, se encuentran fácilmente, o siempre puedes conocer a alguien que tenga uno y te lo preste. Lo primero que tenemos que hacer es probar cuál de las ganzúas nos viene mejor para el tipo de cerradura que queremos abrir. El kit también contará con un tensor en forma de L o en forma de Z, que necesitaremos también. Vamos a introducir las dos herramientas a la vez en el hueco de la llave, el tensor se encargará de presionar la parte inferior del cilindro, y con la ganzúa, al mismo tiempo, vamos a ir levantando los pistones del interior de la cerradura uno por uno. Este método es bastante eficaz en cerraduras antiguas, pero necesita de práctica y ciertos conocimientos de cerrajería que deberás adquirir previamente. Hay miles de tutoriales en internet que te aclararán las dudas si te decides a probar este método.

Y por último, la técnica del cerrajero, ¿Quién mejor que un profesional del sector para abrir la cerradura sin llave? Esta es sin duda la forma más fácil, cómoda y segura de abrir la cerradura, tan solo tendrás que contactar con un cerrajero, y aunque habrá que pagar la factura, estarás ahorrando tiempo y dinero, ya que al intentar forzar tú mismo la cerradura lo más probable es que la dañes y haya que cambiarla por completo.